ES

 

ARQUITECTO_  Antonio Altarriba 

COLABORADORES_ Rosa Lafuente, David López, Álvaro Méndez, Marta Ramón, Jesús Sancho-Tello .

FOTOGRAFÍA _ Diego Opazo

FECHA_ Octubre 2018

Una pequeña parcela, casi cuadrada, encajada entre otras tres ya consolidadas, con su acceso al lado este y uno de sus lados medianeros dando al sur, sirven como punto de partida para disponer un volumen blanco con sus aristas en cuña, que se asienta desplazado sobre una base de piedra, resultando de la intersección de ambos volúmenes una doble altura que conecta a ambos volúmenes.

Es esa base de  piedra la que sirve para albergar la zona de día y la habitación principal que se sitúa en su apéndice. Todo el espacio exterior de piscina y terraza son tratados como un espacio único e incorporado al interior, entablando una total unión exterior-interior.

El punto de encuentro entre el volumen blanco y el volumen de piedra es donde está el vacío que relaciona la parte superior con la inferior, y es donde se produce las circulaciones verticales.